MedicinABC

19 sept. 2014

Los tipos de sordera y cómo se tratan

Símbolo internacional para la sordera.
La sordera se define como la dificultad o la imposibilidad de usar el sentido del oído debido a una pérdida de la capacidad auditiva parcial (hipoacusia) o total (cofosis), unilateral o bilateral. Con otras palabras, quién padece sordera tiene problemas para escuchar. Los problemas de sordera pueden desarrollarse andando el tiempo, darse en un cierto momento de la vida o ser presentes desde el nacimiento. Vemos a continuación qué tipos de sordera existen y cómo se tratan.


Causas de la sordera



Publicidad

La pérdida de audición puede ser hereditaria o causada por una infección materna durante el embarazo (rubéola, sífilis, VCM), o complicaciones en el parto, y también por algunas enfermedades infecciosas tales como las meningitis y las infecciones crónicas del oído, así como por el uso de fármacos ototóxicos, la exposición al ruido excesivo y el envejecimiento.



Tipos de sordera


Localización de la sordera conductiva
La sordera conductiva. Tiene su causa en el oído externo o medio. Las causas más frecuentes de este tipo de hipoacusia son una cantidad excesiva de cerumen, cuerpos extraños, otitis media y otosclerosis.
Es siempre parcial y puede beneficiarse mucho de un tratamiento médico o quirúrgico.


Localización de la sordera perceptiva
La sordera perceptiva tiene su causa en un problema de la cóclea (sordera coclear o neurosensorial) o un daño del nervio auditivo (sordera retrococlear). En estos casos, la información sonora que llega a la cóclea a través del oído externo y medio no puede ser correctamente trasformado en impulsos eléctricos o no puede ser llevado al centro auditivo en el cerebro.

En la gran mayoría de personas con este tipo de sordera es indicado que usen alguno de los diferentes tipos de audífonos o un implante coclear, ya que es permanente y puede aún progresar.

Opciones de tratamiento

La situación de las personas que padecen pérdida de audición puede mejorar con la utilización de dispositivos tales como los audífonos e implantes cocleares, el empleo de subtítulos, el aprendizaje del lenguaje de signos y el apoyo educativo y social.

En concreto, el tratamiento depende de la causa de la sordera. Si se trata de una sordera conductiva, con la intervención médica o quirúrgica adecuada en la mayoría de los casos es reversible.

En el caso de sorderas perceptivas se utilizan dispositivos que aumentan la intensidad del sonido, llamados audífonos, que pueden ser de gran ayuda para las personas con hipoacusia. No obstante, sólo una de cinco personas que podrían beneficiarse con el uso de audífonos, lo usa.
Los implantes cocleares en cambio son unos dispositivos electrónicos pequeños y complejos que consisten de dos partes. Una parte se sitúa detrás de la oreja y la otra se implanta debajo de la piel. Este dispositivo no restablece una audición normal sino proporciona algún sentido de la audición las personas totalmente o severamente sordas. Con un poco de ejercicio puede proporcionar una comprensión del habla.

Las demás medidas mencionadas arriba complementan el uso de los dispositivos electrónicos y pueden ser muy beneficiosos para obtener o mantener una vida social activa, incluso para personas profundamente sordas.



Fuentes:
Organización Mundial de Salud (OMS)
Medline Plus, National Institute of Health de los EE.UU.
Imágenes: Modificados según Wikimedia Commons



Acerca del Autor:

Dorina Ferrario es la fundadora de MedicinABC y estudiante de Medicina Humana en la Universidad Humboldt de Berlín. Su reto es conseguir la difusión de información médica gratuita y de calidad a sus lectores. Bloguera en formación continua para una continua difusión de información. Sígue MedicinABC en Twitter.