MedicinABC

23 sept. 2014

La Hipoxia podría tratar la obesidad

Expertos en nutrición de la Universidad de Navarra relacionan los beneficios de acompañar la dieta con ejercicio en Hipoxia para perder peso. 




Publicidad
Pamplona, 1 de septiembre. La Hipoxia, una concentración baja de oxígeno en la sangre, podría tratar la obesidad. Esta es una de las conclusiones de un estudio elaborado por un equipo de investigadores del Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra. Este ensayo, dirigido por el catedrático de Nutrición Alfredo Martínez, se enmarca dentro del proyecto EXPLORA, un plan nacional financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad dedicado a la búsqueda de tratamientos novedosos frente a la obesidad y sus enfermedades asociadas. 

Las principales conclusiones del estudio son: la Hipoxia influye en la pérdida de grasa corporal asociada al adelgazamiento y en la regulación de genes diversos relacionados con la inflamación, la angiogénesis o el metabolismo de la glucosa; y, a su vez, aporta beneficios metabólicos específicos como la mejora de la capacidad física y el mantenimiento de la masa muscular. Por tanto, la prescripción conjunta de un tratamiento dietético hipocalórico con ejercicio en Hipoxia intermitente, como levantar pesos, step, bicicleta o correr en tapiz rodante, es una estrategia prometedora frente a la obesidad aportando beneficios adicionales y resultados más rápidos. 

Perder peso, mantener músculo y mejorar la capacidad física 

Según el profesor Martínez, “una dieta de adelgazamiento acompañada por un ejercicio físico en Hipoxia tiene beneficios adicionales, ya que, junto a perder grasa, contribuye a evitar la pérdida de músculo característica de las dietas de adelgazamiento y mejora la capacidad física del enfermo. También tiene beneficios sobre marcadores inflamatorios propios de las personas obesas”. 

Pedro González-Muniesa, otro investigador del proyecto, amplía los posibles beneficios de este tratamiento a personas no obesas: “De una forma gradual y siguiendo las instrucciones de un experto, lo podría hacer cualquier persona, ya que parece que aquellos que realizan actividad física en hipoxia necesitan hacer menos horas de ejercicio para alcanzar resultados similares a los que no se ejercitan de esta manera”.


Fuente:
Comunicado de prensa de la Universidad de Navarra

Acerca del Autor:

Dorina Ferrario es la fundadora de MedicinABC y estudiante de Medicina Humana en la Universidad Humboldt de Berlín. Su reto es conseguir la difusión de información médica gratuita y de calidad a sus lectores. Bloguera en formación continua para una continua difusión de información. Sígue MedicinABC en Twitter.