MedicinABC

11 ago. 2014

Sabías que... Tratamientos antiguos de la tuberculosis


La tuberculosis o tisis es una de nuestras enfermedades infecciosas más antiguas. En el caso de Europa, encontraron trazas del patógeno Mycobacterium tuberculosis en restos humanos con la edad de aprox. 9000 años en el mediterráneo oriental. Asimismo la enfermedad era conocida en el antiguo Egipto, y hallazgos de fragmentos del ADN de M. tuberculosis en Latinoamerica documentan su presencia allí desde más de mil años. En el pasado se hicieron muchos intentos de luchar contra este mal tan letal. Aquí resumimos algunas de las terapías y medicamentos más extraños que se aplicaron antes del descubrimiento de antibióticas eficaces.


La medicina del antiguo Egipto



Publicidad

El Papiro Ebers, uno de los más antiguos tratados médicos conocidos que fue redactado alrededor de 1550 a. C., habla de una tisis pulmonar con afectación de los nódulos linfáticos cervicales. Recomienda la remoción quirúrgica de los quistes y la subsecuente aplicación de una mezcla hecha de extractos de acacia, guisantes, fruta, sangre de animales y de insectos, miel y sal.




India

El Sushruta Samhita Súsruta-samjitá, un texto indio con una edad de 2600 años que representa una de las tres pilares de la medicina áiurveda, recomienda que el enfermo reciba un tratamiento con leche materna, varios tipos de carne, alcohol y reposo en cama. Según este texto, también la estancia en regiones más altas sea benéfico.


Grecia

El médico griego Galeno de Pérgamo que era el médico de cámara del emperador Marco Aurelio en torno al año 200 d. C., por su parte, escribió sobre la tuberculosis. En su opinión, el aire fresco, viajes por mar y sangrías deberían ayudar. Propuso también varios tipos de dieta; entre ellos el consumo de pescado, leche, fruta y el agua de cebada. Utilizó el opio para controlar el dolor y como somnífero.


El "toque real" medieval

En el siglo XIII, en Francia e Inglaterra surgió el concepto que el rey legalmente ungido pueda curar la escrófula a través de un sólo toque de su mano. (Las escrófulas son los bultos visibles en el cuello causados por la afectación de los ganglios linfaticos cervicales por parte de las micobacterias.)
Este ritual se matuvo durante varios siglos y fue abolido a principios del siglo XVIII en Inglaterra y cien años después en Francia.


Modernidad europea

Se probaron varios tratamiento extraños para poder controlar o curar la tuberculosis. En algunos casos por ejemplo, el enfermo debería tomar una bebida hecha de ajo o bien grasa de perro. Además prescribieron viajes largas por mar para entrenar el tórax a través de vómitos extensos. Encima, en algunos lugares el tratamiento implicaba la inhalación del humo de estiércol de vaca ardiente.

Laennec ausculta un enfermo con tuberculosis pulmonar.
Fuente: Wikimedia commons
El médico francés Laennec conocido por el invento del estetoscopio, hizo sus pacientes descansar sobre algas de mar. Basaba esa práctica en la observación de que en la zona costera la enfermedad era menos frecuente.

En cambio, de cuando en cuando los médicos recomendaron a los tísicos de permanecer en lugares cerrados, sentados cerca de la estufa y envuelto en un edredón de plumas.

A finales del siglo XIX se solía provocar el colapso del pulmón afectado a través de la remoción de 7 a 8 costas para que pueda "reposar y sanar". La remoción requería varias sesiónes quirúrgicas. En algunos casos fue un tratamiento exitoso, pero finalmente no prevaleció.

En dichos años surgieron los sanatorios de tuberculosos, donde se aislaron los enfermos para minimizar el riesgo de contagio de la población no infectada. Inicialmente fueron creados por un estudiante de Silesia llamado Herrmann Brehmer, que a su vez contrajo la enfermedad. Su médico lo recomendó una estacia en un clima más saludable, por lo que decidió de ir a estudiar botánica en las Himalayas.
Cuando retornó se encontraba sanado. Poco después abrió el primero sanatorio de tuberculosos rodeado de áreas verdes. Las pilas de su tratamiento eran mucho aire fresco, sol y reposo en cama.

Pacientes en un sanatorio en Saskatoo, Canada.
Su therapía: Sol, aire fresco y reposo.  Fuente

Primera terapía verdaderamente exitosa

Aunque ya se conocían los primeros antibióticos, no mostraron ningun efecto ante M. tuberculosis. La búsqueda sistemática para encontrar un agente efectivo para eradicar este germen tuvo éxito en el año 1943. Aislaron una sustancia de la levadura Streptomyces griseus que llamaron estreptomicina, un aminoglucósido que demostraba máxima inhibición de las bacterias teniendo una toxicidad relativamente baja.

El día 20 de noviembre de 1944 dieron este medicamento por primera vez a un paciente que se encontraba en estado crítico. El éxito era visible casi inmediatamente. Su enfermedad avanzada se detenió evidentemente, las bacterias desaparecieron del esputo y se recuperó rápidamente.



Publicidad

Fuentes y más información:

  • Hershkovitz, I., H. D. Donoghue, et al. (2008). "Detection and molecular characterization of 9,000-year-old Mycobacterium tuberculosis from a Neolithic settlement in the Eastern Mediterranean." PLoS One 3(10): e3426.
  • Cave, A.J.E. "The evidence for the incidence of tuberculosis in ancient Egypt." Br J Tuberc. 1939; 33: 142–152
  • Morse, D., Brothwell, D.R., and Ucko, P.J. "Tuberculosis in ancient Egypt." Am Rev Respir Dis. 1964; 90: 5224–5541
  • Daniel, T.M. "The origins and precolonial epidemiology of tuberculosis in the Americas: can we figure them out?" Int J Tuberc Lung Dis. 2000; 4: 395–400
  • Thomas M. Daniel: "The history of tuberculosis." DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2006.08.006
  • "A History of Tuberculosis Treatment" Global Tuberculosis Institute, New Jersey Medical School
  • Treatments of Tuberculosis. Traditional Treatments and Quackery The Canadian Lung Association

Acerca del Autor:

Dorina Ferrario es la fundadora de MedicinABC y estudiante de Medicina Humana en la Universidad Humboldt de Berlín. Su reto es conseguir la difusión de información médica gratuita y de calidad a sus lectores. Bloguera en formación continua para una continua difusión de información. Sígue MedicinABC en Twitter.