MedicinABC

18 mar. 2013

La glándula tiroides: Patologías

La glándula tiroidea tiene una función muy importante para el metabolismo basal del cuerpo como ya hemos visto en el artículo sobre anatomía y función. Y aunque sea pequeño, este órgano puede presentar una gran variedad de enfermedades. Cabe destacar que las mujeres padecen trastornos de la tiroides con mucha más frecuencia que los hombres. Clasificamos estos trastornos en hipotiroidismo, hipertiroidismo e hiper o neoplasias.



Hipotiroidismo



Publicidad
El hipotiroidismo se define como la presencia de niveles demasiado bajos de hormona tiroidea (triyodotironina T3 y tiroxina T4). Esto ocurre cuando la glándula tiroide de una persona no es capaz de producir lo suficiente de esta hormona para mantener las funciones normales del cuerpo. T4 y T3 aumentan el metabolismo celular, el consumo de oxígeno y la producción de energía en casí todos los tejidos. Los síntomas del hipotiroidismo son la consecuencia de falta de la hormona: Con frecuencia las personas se sienten cansadas, se agotan rápidamente, son muy sensibles frente al frío, experimentan una ganancia de peso inexplicable y tienden a padecer ansiedad y depresión.

El hipotiroidismo que tiene su causa en la glándula misma (95% de los casos) y que destruye los folículos tiroideos se denomina hipotiroidismo primario; el secundario tiene su causa en la glándula pituitaria que estimula la tiroidea mediante TSH, y el terciario es causado por trastornos del hipotálamo que secreta la hormona liberadora de la tirotropina (TRH).
Las causas más comunes del hipotiroidismo son:

Enfermedades autoinmunes.

En las enfermedades autoinmunes, el sistema inmune que es responsable de reconocer y combatir patógenos, cuerpos extraños y células cancerosas se dirige erroneamente contra estructuras propias. En la mayoría de las tiroiditis autoinmunes los linfocitos B producen anticuerpos contra la tiroperoxidasa (TPO), una enzima que cataliza dos reacciones clave en la síntesis de la hormona tiroidea. Entre las tiroiditis autoinmunes encontramos

- Tiroiditis de Hashimoto, también llamada tiroiditis autoinmune crónica linfocitaria,
- Tiroiditis autoinmune atrófica y
- Tiroiditis de Riedel.

Déficit y exceso de yodo.
La falta de yodo en el agua y los alimentos lleva a la hipoproducción de la hormona tiroide, ya que la glándula no tiene lo suficiente de este elemento necesario para la síntesis de la tiroxina y triyodotironina. También un exceso de yodo en el cuerpo, causado por ingestión de medicamentos y/o demasiado yodo en la dieta, puede causar la glándula a producir menos hormona, lo que se llama efecto de Wolff-Chaikoff.

Tiroiditis durante el embarazo / postpartum.
Es una inflamación subaguda cuya causa se desconoce. Empieza con un periodo de hipertiroidismo al que sigue el hipotiroidismo. Al final los niveles sanguíneos de hormona tiroidea pueden o no volverse a normalizar sólos. La Asociación Americana de la Tiroides (American Thyroid Association) estima que el 5 a 10% de las mujeres la padece después del parto.

Otras causas:
- Extracción por medio de una cirugía de una parte o la totalidad de la tiroides.
- Tratamiento con yodo radiactivo debido a enfermedad de Graves-Basedow, bocio nodular o cáncer.
- Tratamiento con radiación debido a enfermedad de Hodgkin (linfoma de Hodgkin), otros linfomas o  cánceres situados en la cabeza.
- Hipotiroidismo congénito debido a una glándula tiroide parcialmente o no formada, tiroides ectópica o  un mal funcionamiento de las células o enzimas tiroideas.
- Daño o mal funcionamiento de la glándula pituitaria (hipotiroidismo secundario).
- Daño o mal funcionamiento del hipotálamo (hipotiroidismo terciario).
- Muy raro: depósitos de sustancias anormales debido a sarcoidosis, amiloidosis o hemocromatosis.


Hipertiroidismo

En el hipertiroidismo existe demasiada hormona tiroidea en el cuerpo debido a la hiperproducción por parte de la glándula tiroide. Esta hormona es responsable del ritmo del metabolismo del cuerpo, así que una persona con demasiada hormona puede
- perder peso a pesar de tener un buen apetito,
- sudar más,
- ser irritable y nerviosa,
- tener cabello fino y quebradizo,
- sufrir palpitaciones, temblor de las manos, dificultades para dormir y/o debilidad muscular.

Las causas del hipertiroidismo son:

Enfermedad de Graves-Basedow.

Mixedema: Engrosamiento no doloroso de la piel,
aquí en una paciente de 33 años con hipertiroidismo.
Es la causa de la mayoría (más del 70%) de los casos de hipertiroidismo y ocurre por lo general en personas de entre 20 y 50 años. Las mujeres la padecen con 10 veces más frecuencia que los hombres. Es causada por autoanticuerpos contra el receptor de la TSH, una hormona producida por la hipófisis que regula la actividad de la glándula tiroidea. Estos anticuerpos activan los receptores lo que conduce a una estimulación no adecuada para crecer y sintetizar hormona tiroide. Se desarrolla un bocio difuso.
Esta enfermedad es caracterizada por la triada hipertiroidismo con todas sus manifiestaciones clínicas, exoftalmia (desplazamiento del globo ocular hacia adelante) y mixedema pretibial

Bocio tóxico nodular.
En algunas personas, la glándula tiroide puede presentar nódulos que producen excesivamente hormona tiroide así que los niveles de T3/T4 en sangre estarán más altos que normal.

Tiroiditis.
Una tiroiditis, ya sea causada por autoanticuerpos, virus u otro agente, puede producir un hipertiroidismo que muchas veces es seguido por hipotiroidismo.


Bocio

Bocio multinodular estado 4
La denominación "bocio" describe el engrandecimiento de la glándula tiroidea, sin hacer referencia al estado funcional de la misma ni a la causa del engrandecimiento. 

Según el tamaño, el bocio se clasifica en 4 estados.
Estado 1: Sólo palpable.
Estado 2: Palpable y visible con el cuello en hiperextensión.
Estado 3: Visible con el cuello en posición normal.
Estado 4: Visible a distancia.

Según su morfologia se divide en bocio difuso, uninodular (presenta un sólo nódulo) o multinodular (con varios nódulos). Estos nódulos, como veremos a continuación, pueden ser inactivos o activos.

En todo el mundo, la causa más frecuente del bocio es sin duda la deficiencia de yodo. El yodo es necesario para sintetizar la hormona tiroidea y por tanto, la deficiencia de yodo origina niveles bajos en T3/T4 en el organismo. La hipófisis detecta la falta de hormona tiroidea y segrega más TSH (tirotropina) para estimular el crecimiento de la tiroidea y fomentar su función. La estimulación continua debido a niveles bajos en hormona tiroidea en sangre lleva al crecimiento anómalo de la glándula y por tanto a la formación del bocio. 
Otras causas frecuentes son la tiroiditis de Hashimoto, la enfermedad de Graves-Basedow y nódulos.


Nódulos

Los nódulos tiroideos son neoplasias bultos formados por células tiroides; estos pueden aumentar el tamaño de la glándula tiroide. Pueden ser benignos o malignos, inactivos o activos (produciendo un exceso de hormona tiroidea). Aunque se conocen varios factores de riesgo para el desarrollo de nódulos en la glándula tiroide, como por ejemplo la tiroiditis de Hashimoto y el déficit de yodo, se desconoce la causa concreta. 
Nódulos son muy frecuentes, así que al llegar a los 60 años de edad, aproximadamente la mitad de las personas tiene al menos un nódulo en su tiroide. Afortunadamente, más del 90% de ellos son benignos, es decir, no son cáncer. Al igual, la gran mayoría de los nódulos son inactivos así que los niveles de T3/T4 y TSH normalmente no se ven alterados.

Una vez que se detecta un nódulo tiroideo, éste debe ser evaluado mediante ultrasonido, tomografía computarizada (TC) y/o medicina nuclear. En especial, la biopsia con aguja fina es crucial para averiguar si la neoplasia es benigna o maligna. Sólo el 5% de las biopsias dan un resultado maligno o sospechoso.

nódulo benigno
Imagen de ultrasonido de un nódulo benigno.

Cáncer

El cancer tiroideo es la malignidad más común del sistema endocrino. Tiene una incidencia de 9 por 100000 aprox. y, como todas las patologías de la glándula tiroide, es más común en las mujeres que en los hombres. Las formas que aparecen con más frecuencia, el carcinoma papilar y el folicular, tienen un crecimiento lento y buen pronóstico; si son detectados en etapas tempranas son curables en casí todos los casos. Los tumores indiferenciados como el carcinoma anaplásico responden menos al tratamiento y tienen un pronóstico peor.

carcinoma papilar tiroideo
Imagen histológico de un carcinoma papilar tiroideo.
Muestra obtenida por tiroectomia, tinción hematoxilina y eosina (HE). 

Carcinoma anaplástico
Carcinoma anaplásico tiroideo. (Haz clic para aumentar.)


Referencias y enlaces externos:
Asociación española de cáncer de tiroides
American Thyroid Association
MedlinePlus en español
J.L. Wémeau "Hypothyroidism related to excess iodine." La Presse Mèdicale, 2002 (via PubMed)
Tiroiditis post-partum. Hospital New York-Presbyterian
Exámenes de la hormona tiroidea. WebMD

Acerca del Autor:

Dorina Ferrario es la fundadora de MedicinABC y estudiante de Medicina Humana en la Universidad Humboldt de Berlín. Su reto es conseguir la difusión de información médica gratuita y de calidad a sus lectores. Bloguera en formación continua para una continua difusión de información. Sígue MedicinABC en Twitter.