MedicinABC

15 sept. 2012

La negligencia infantil impide dramáticamente el desarrollo cerebral

En los cerebros que se encuentran en la fase de desarrollo, el abandono causa un daño tan inmenso que este hecho se puede igualar al abuso físico. Dos estudios recientes desvelan algunos detalles que demuestran la importancia crucial que las relaciones sociales mantenidos durante la fase temprana de la niñez tienen para el desarrollo cerebral.


Experimentos en ratones


Los investigadores de la Universidad de Harvard que realizaron el estudio publicado en Science, aislaron unos ratones de 21 días de edad durante dos semanas. Después los dejaron regresar a su ambiente habitual. Cuando estos ratones llegaron a ser adolescentes, se compararon sus cerebros y comportamiento a los ratones que no habían sido aislados.

Los ratones aislados presentaban un comportamiento antisocial y grandes deficitos de memoria. Su mielina, la capa celular que cubre las redes neuronales como el aislante cubre los cables, era inusualmente fina especialmente en la corteza prefrontal que juega un papel clave para cognición y personalidad.


Proyecto de huérfanos en el orfanato


Desde el año 2000, otro proyecto de gran importancia científica guiada por unos pediatras de la Universidad Harvard, ha sido realizado en un asilo de huérfanos en Bucarest, Rumania. El país tiene una mala fama respecto a sus orfanatos por su trato impersonal de los niños. Los científicos están examinando el efecto de negligencia en los niños que empezaron sus vidas en dichos orfanatos.

Promedio del volumen de sustancia blanca (en cm3) 
en los cerebros de niños que crecieron en un orfanato 
rumano (izq.), que empezaron su vida en el 
orfanato pero entraron en acogimiento 
familiar (medio) y que nunca han vivido 
en un orfanato (dcha.).
Entre los niños que pasaron los dos primeros años de sus vidas allí, se observaron unos niveles muy altos en problemas del desarrollo, déficit cognitivo y enfermedades mentales. Asimismo, se encontró una reducción significativa del tamaño cerebral.

Estos problemas persistían aún en los niños que luego fueron adoptados. Nathan Fox, un neurocientífico cognitivo que participa en las investigaciones, comenta: "Existe un periodo de tiempo en el que los efectos del abandono pueden retroceder en el caso de que un niño se vaya de la institución. Después de este periodo, la recesión es muy muy difícil." En los ratones del estudio mencionado arriba se observaba la misma pauta.


Aparte de los datos científicos que obtenemos a partir de los dos proyectos, estos tienen una importancia para la evaluación de las estructuras sociales. Las evidencias que confirman que la negligencia infantil tiene un efecto severo y permanente pueden desarrollar una conciencia comunitaria sobre los orfanatos así como el tema de bajas por maternidad y paternidad y la situación de las familias monoparentales.

"Ciertamente, los estudios demuestran la importancia crucial que los primeros años de vida tienen para el correcto desarrollo de la arquitectura cerebral", concluye Nathan Fox. "Los niños pequeños necesitan que crecer en un ambiente rico en relaciones sociales porque estas son imprescindibles para su desarrollo cognitivo, social y psicológico sano. Nosotros, la sociedad tenemos que buscar un camino para que se cumplan estas necesidades."


Fuentes:
Wired Science
Sheridan et al.: "Variation in neural development as a result of exposure to institutionalization early in childhood" (PNAS)
DNA-Prokids


Acerca del Autor:

Dorina Ferrario es la fundadora de MedicinABC y estudiante de Medicina Humana en la Universidad Humboldt de Berlín. Su reto es conseguir la difusión de información médica gratuita y de calidad a sus lectores. Bloguera en formación continua para una continua difusión de información. Sígue MedicinABC en Twitter.