MedicinABC

17 sept. 2012

Este método innovador utiliza ultrasonido para la aplicación transdérmica de fármacos



Qué preferías: ¿Que te pinchen para darte una vacuna o que te pongas un parche transdérmico? Y los diabéticos, ¿no dejarían alegremente a sus inyecciónes subcutáneas de insulina para elegir un adesivo transdérmico?
En Cambridge, Massachusetts, EE.UU. unos ingenieros médicos desarrollaron un método para aumentar la permeabilidad de la piel para fármacos mediante ultrasonido. 



La tecnología puede preparar el camino para la administración non-invasiva de una multitud de sustancias terapéuticos. Carl Schoellhammer, un estudiante de ingeniería química involucrado en las investigaciones, explica: "Se podrá utilizar para la aplicación de fármacos tópicos tales como esteroides, fármacos sistémicos (insulina, por ejemplo) y los antígenos de las vacunas, entre otros."

¿Cómo funciona?




En un líquido, las ondas ultrasonido producen unas vesículas pequeñitas que, al crecer se vuelven inestábiles e implosionan. Los chorros de líquido diminutos que resultan de la implosión causan abrasiónes microscópicas. Aplicado en la piel, el sistema quita la capa más superficial, la que normalmente impide el traspaso de muchos fármacos en los estratos más profundos. El equipo investigador aplicó dos frecuencias diferentes de ultrasonido al mismo tiempo y halló que el empleo de dos frecuencias produce aún más permeabilidad que sólo una frecuencia. 

Este tratamiento no duele, es reversible (ya que después de pocas horas la capa más superficial se restablece) y aumenta significadamente la permeabilidad, así que deja pasar más cantidad de los fármacos y una gama más amplia de sustancias.


En este video, Schoellhammer explica cómo funciona el método que han desarrollado:



Claro que el método todavía necesita ser probado exhaustivamente y hay que desarrollar unos dispositivos para una fácil aplicación de las ondas ultrasonido en diferentes sitios del cuerpo. Pero parece ser un camino prometedor para evitar inyecciones múltiplescomo por ejemplo en los diabéticos, o para la prevención de la trombosis.

Y tú, ¿qué piensas sobre el método? ¿Confiarías en él?


Fuentes:
MIT
Journal of Controlled Release
Wikimedia Commons

Acerca del Autor:

Dorina Ferrario es la fundadora de MedicinABC y estudiante de Medicina Humana en la Universidad Humboldt de Berlín. Su reto es conseguir la difusión de información médica gratuita y de calidad a sus lectores. Bloguera en formación continua para una continua difusión de información. Sígue MedicinABC en Twitter.