MedicinABC

29 ago. 2012

Más y más niños nacen con addición

Si una vez escuchas los chillidos de un recién nacido que sufre del síndrome de la abstinencia neonatal, nunca olvidarás este sonido. Si una mujer embarazada toma drogas o medicamentos que precisan de prescripción, pasan al bebé cruzando la barrera placentaria y hacen que el feto se acostumbre a ellos. En el momento del parto estas drogas se retiran de su alcance de manera inmediata y completa y le dejan con el sufrimiento de los síntomas de la abstinencia.

Tasas increíbles

En el caso de los Estados Unidos, la tasa de niños que nacen con una dependencia subió un 330% entre los años 2000 y 2009. Unos de los estados con las peores estadísticas son Kentucky (¡la tasa aumentó un 2400%!) y Florida (con una subida de 500% entre 2004 y 2011), donde existe un abuso rampante de los medicamentos recetados.


Aquí no hablamos necesariamente de una addición a las drogas ilegales como la heroina, LSD o écstasis. Estas drogas son medicamentos que normalmente se recetan a los pacientes para el tratamiento de algún mal. Incluyen las anfetaminas, barbitúricos, benzodiazepinas y narcóticos como la codeina y la metadona. Si las madres se hicieron dependientes a estas drogas, pasan la addición a su bebé.

Una epidemia silenciosa

Las cifras que podemos encontrar sobre el asunto no dibujan la imagen completa. En algunos casos se puede diagnosticar el síndrome de la abstinencia inmediatamente después del parto. Pero muchas veces, los síntomas tardan en aparecer.

Dependen de la sustancia que la madre estaba tomando durante el embarazo. Los bebés pueden presentar convulsiones, llanto excesivo, insomnio, tembor y sudor, entre muchos más. En el caso de que la madre no ha reportado su hábito de tomar ciertos medicamentos y los síntomas de abstinencia en el bebé inician unos días después del nacimiento, la dependencia no se diagnosticará.

Los bebés que nacen con una dependencia y de repente sufren una abstinencia completa por la separación física de su madre por el parto, necesitan un cuidado y una vigilación especial, por lo que deberían permanecer ingresado en un hospital. Por eso el desconocimiento del problema de la madre pone en peligro al bebé.


Aunque estas cifras proceden de un análisis de la situación en los Estados Unidos, es muy importante que los padres en cada país se hagan frente a su resposabilidad para un futuro hijo. Mejor volver a considerar nuestros hábitos y, si necesario, buscar ayuda que ser la causa del daño y del sufrimiento de nuestros hijos, creo yo.


Fuente:
"'Oxy Express' gives birth to new problem: drug-addicted babies." SunSentinel

Acerca del Autor:

Dorina Ferrario es la fundadora de MedicinABC y estudiante de Medicina Humana en la Universidad Humboldt de Berlín. Su reto es conseguir la difusión de información médica gratuita y de calidad a sus lectores. Bloguera en formación continua para una continua difusión de información. Sígue MedicinABC en Twitter.