MedicinABC

2 jun. 2012

La leche materna como medicina. ¿Razonable o insensato?


“La leche materna es el mejor alimento para el bebé.”
Esta frase se puede encontrar varias veces en los medios de comunicación. Pero, ¿qué es la “leche materna”?, ¿Para qué sirve? y ¿Para qué no sirve? 


En este artículo quiero presentar algunos factos sobre la leche humana y su uso.

La leche humana es producida por la glándula mamaria, estimulada por las hormonas oxitocina y prolactina, a partir de los 2 a 4 días después de que la mujer haya dado a luz. Para la alimentación del recién nacido en sus primeras horas de vida la glándula mamaria segrega el calostro, un líquido rico en inmunoglobulinas y nutrientes. Cuando empieza la producción de leche, se presenta en el principio como una leche llamada “de transición” y en dos semanas circa su composición cambia hasta llegar a ser leche “madura”.

La cantidad de esta última está sujeta a variación, acomodándose a la demanda del bebé. La frecuencia y la cantidad de leche extraída determinan esta variación. Además, su contenido de grasa aumenta drásticamente desde el principio hasta el final de una misma toma.

El vaso izquierdo muestra la leche extraída de un pecho lleno que es pobre en grasa. 
En el vaso derecho se observa la leche cremosa que sale de un pecho que ya esté casi vaciado.


Composición


En general se puede decir que la composición de la leche madura es bastante estable. Factores como la raza y la edad de la madre no la alteran significadamente; aún la dieta supone una influencia limitada. Si le falta alguna sustancia en la alimentación de la madre lactante, para la producción de la leche ésta es extraída de su propio cuerpo. Por eso, la alimentación durante la lactancia juega un papel importante, en especial para la madre misma.

Para un bebé hasta los 6 meses de edad, alimentarse solamente de la leche producida por su madre, sin ninguna alimentación complementaria, le proporciona todos los nutrientes (proteínas 1,1%, grasas 4,2%, carbohidratos 7,5%), agua (87%) y otros componentes que necesita para un crecimiento y desarrollo normal. En el paso del tiempo, principalmente durante el primer año de vida del bebé, el contenido de algunos nutrientes de la leche disminuye gradualmente (entre el 10 y el 30%). A partir de los 6 meses es necesario introducir nuevos alimentos en la dieta del bebé.

Además de contener los nutrientes idóneos, la leche materna cuenta con una multitud de otros factores que la hacen el alimento perfecto para los bebés.

En concreto la leche materna contiene:
  •  Anticuerpos del tipo IgA: son anticuerpos presentes también en el líquido lagrimal, la saliva, el moco del tracto respiratorio y en el tracto intestinal del hombre. Estos protegen al bebé de todos los tipos de virus y bacterias que el cuerpo de la madre enfrentó en el pasado.
  •  Factores antimicrobianos como la lactoferrina, la lisozima y un factor del complemento (C3), además citoquinas y sustancias anti-inflamatorias.
  • TNF, o “Factor de la necrosis tumoral”, que inhibe, entre otros, la génesis de tumores por su capacidad de inducir la muerte de las células anómalas (apoptosis). Éste y otros factores permiten la reducción del riesgo de cáncer infantil en los niños amamantados.
  • Varios factores de crecimiento que promueven la maduración y curación del tracto intestinal y de otros tejidos. Además presentan efectos preventivos en cuanto a la enterocolitis necrotizante, que es una enfermedad grave con una incidencia y mortalidad elevada en el grupo vulnerable de los recién nacidos y los prematuros.
  • Enzimas digestivas.
  • Hormonas, vitaminas y sus transportadores, así como sales minerales y otras sustancias.

Durante los últimos años, el conocimiento sobre los componentes de la leche materna y sus efectos ha aumentado considerablemente. No obstante, existen todavía factores que necesitan ser identificados.


Más ventajas para el bebé


Varios estudios documentan que los bebés amamantados durante un largo tiempo, comparado a los que crecen con leche de fórmula, presentan un riesgo menor de padecer en el futuro:
-          enfermedades infecciosas como influenza, otitis media y resfriado
-          obesidad
-          trastornos del sistema inmune como el asma y alergias
-          diabetes tipo 1 y 2 (en el caso de que la madre no padezca esta enfermedad durante el embarazo).

Encima de esto, lo más tiempo un bebé disfruta de la lactancia materna, lo más aumentará en el futuro su coeficiente intelectual (IQ) y su habilidad cognitiva, según un estudio realizado en más de 1000 niños en Nueva Zelanda.

Y finalmente, la leche materna es gratuita y siempre disponible a la temperatura idónea.

A pesar de estas ventajas innegables, en 2006, menos del 40% de los bebés  con menos de 6 meses fueron amamantados exclusivamente, según afirmaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS).

Por la importancia del consumo de la leche materna en los recién nacidos existen bancos de leche en todo el mundo, con la red más completa en Brasil compuesta de circa 200. En España, en principios de 2011, existían 7 bancos funcionando y otros 3 en desarrollo.

Estos depósitos colectan la leche de mujeres donantes que cumplan ciertas condiciones médicas y sociales, para garantizar la mejor calidad. Después de ser pasteurizada, la leche es almacenada o distribuida. Se permite su utilizo bajo prescripción médica a niños recién nacidos (enfermo o sano) y prematuros, en caso de que la madre no pueda o no quiera suministrarle su leche.



¿Y para los adultos?


Este alimento tan especial, que nutre, protege e incluso puede curar al bebé, ¿podría servir también para la prevención o el tratamiento de enfermedades en los adultos?

Existen indicios de que en civilizaciones antiguas, como en India y en Egipto, se suministraba como remedio para diferentes dolencias. Además su consumo formó parte de algunos rituales, como por ejemplo de fertilidad, y se creía que la leche humana echase los malos espíritus.

Hoy día en los tiempos modernos, ¿qué rol juega éste líquido humano, aparte de la alimentación infantil?

Aquí quiero destacar algunos usos:
  • Algunas personas la utilizan como remedio casero para multitud de problemas leves de salud, como conjuntivitis, infecciones del oído, eczema y acné, picaduras de insectos, quemaduras y arañazos, piel y labios agrietados, varicela, dermatitis del pañal y verrugas. Se bebe para reforzar el sistema inmunitario durante infecciones o bien como medida preventiva.
  • En Francia, se produce desde 1947 un queso llamado “Petit Singly” que se elabora a partir de leche materna. Este queso raro es considerado una especialidad entre los gourmets.
  • En Londres, Reino Unido, una heladería produjo en 2011 un helado hecho de leche humana, con nombre “Baby Gaga” y lo vendían a £14 cada porción.
  • El banco de leche de California en los Estados Unidos provee leche humana también para adultos, aunque esto pasa en ocasiones raras. En el caso de personas con cáncer, trastornos inmunológicos y trastornos digestivos, el médico puede indicar el consumo de ciertas cantidades de leche humana a diario o por semana. La función que la leche empeña en estos casos es la minimización de los estragos causados por la quimioterapia, reforzar el sistema inmunitario y mejorar la digestión. 
  • En la leche humana se ha encontrado una sustancia denominada HAMLET (abreviación del inglés “Human Alpha-lactalbumin Made Lethal to Tumour cells”), un complejo molecular formado por la alfa-lactoalbúmina y el ácido oleico. Esta sustancia es capaz de inducir apoptosis en células cancerosas, sin afectar a las células sanas. Actualmente, existen varias investigaciones acerca de esta sustancia para poderla utilizar como solución en el tratamiento de múltiples tipos de cáncer, ya que carecería de los efectos adversos que presentan los tratamientos actuales.


Concluyendo quiero decir que el utilizo de leche humana por parte de adultos genera muchas polémicas. Algunas personas tratan este asunto de manera objetiva y científica, pero para la mayoría de las personas es un tema relacionado con emociones, estigmas, miedos, consideraciones éticas y aún con asco. En cada sociedad hay cosas que se consideran como normales y aceptables, y otras no.

Aunque no existan estudios para averiguar los efectos positivos de la leche humana para el tratamiento de enfermedades en adultos, no se puede descartar la opción que de su consumo puede traer beneficios. 


Fuentes y enlaces externos:
Sitio Internet de marca que produce le Petit Single
"Baby Gaga breast milk ice cream seized for safety tests." BBC News 1 de Marzo 2011
A. Hakkansos: "Breast-feeding, HAMLET, and Cancer". Anders Hakkanson Laboratory, Universidad de Buffalo
"Breast Milk Drug that ‘Destroys Cancer’ Enters Pre-Clinical Trial Phase." Hannah Osborne, International Business Times
"The composition of human milk." Jennesse R., Semin Perinatol. 1979 Jul;3(3):225-39.

Acerca del Autor:

Dorina Ferrario es la fundadora de MedicinABC y estudiante de Medicina Humana en la Universidad Humboldt de Berlín. Su reto es conseguir la difusión de información médica gratuita y de calidad a sus lectores. Bloguera en formación continua para una continua difusión de información. Sígue MedicinABC en Twitter.